¿Políticos de Izquierda?

junio 12, 2020

Políticas de izquierda o de derecha

Es muy cierto que la política nos define como ciudadanos aunque muchas veces pensemos que el sistema no funciona.  Solemos hablar de políticas de izquierda o de derecha pero, ¿en qué se diferencian? Primeramente debemos tener en cuenta que no es lo mismo en todo lugar y que cada región tiene sus propias características.

Me gusta siempre poner de ejemplo las políticas de izquierda en Suecia, allí  el gobierno corre con los gastos de los servicios públicos, es muy diferente a la izquierda en Chile, un país capitalista donde la economía condiciona todos los aspectos de la vida (educación, salud y prestaciones laborales).

Ver todo el contenido
Políticas de izquierda o de derecha

Me gusta siempre poner de ejemplo las políticas de izquierda en Suecia, allí  el gobierno corre con los gastos de los servicios públicos, es muy diferente a la izquierda en Chile, un país capitalista donde la economía condiciona todos los aspectos de la vida (educación, salud y prestaciones laborales).

Se trata de una diferencia de enfoque a la hora de gobernar. Según la ideología de izquierdas, para que un país funcione hay que fortalecer el conjunto de la sociedad y los servicios básicos; mientras que la derecha sitúa al individuo en el centro de toda política.

Las medidas de los gobiernos de izquierda tienen como objetivo crear un estado del bienestar del que puedan beneficiarse todas las personas. Este sistema está sufragado por los impuestos que pagan los ciudadanos.

Por otro lado la ideología de derecha no promueve la subida de impuestos y restringe sustancialmente las gratuidades.

Ahora bien, esta identificación de los «bandos» de derecha e izquierda tiene mucho que ver con la Revolución Francesa. El año 1789 marcó el inicio de uno de los mayores hitos en la historia de la humanidad. Una «chusma» revuelta que cuestionaba el poder y los privilegios de la aristocracia. Instaurada la Asamblea Nacional, sus miembros tuvieron que votar sobre el veto del rey.

Se cuenta que durante la votación los nobles y el clero se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea, mientras que los revolucionarios contrarios al veto se colocaron a la izquierda.

Chile ha sido descrito muchas veces como un país pobre pero honrado. No creo en tal afirmación. Si revisamos la historia encontraremos casos de corrupción en todas las épocas.

El parlamentarismo establecido después de la revolución de 1891 dejó un recuerdo de corrupción. El Partido Radical que gobernó muchos años fue también acusado de corrupción y la ciudadanía llegó a identificarlo con el «cucharón», algo que simboliza la voracidad de los políticos.

Pero indudablemente los que nos coloca en un espacio de molestia e indignación es la confusión que existe en nuestros días: confusión política. Vemos a políticos que se dicen de izquierda pero que legislan como si fuesen de derecha, políticos que en su discurso parece que abrazan las ideas socialistas pero que en la realidad abusan de sus trabajadores y cometen todo tipo de delitos para sacar provecho del sistema.

Recordemos el caso de quien fuera secretario general del gobierno de Bachelet hasta el mes de junio, Jorge Insunza, quien debió renunciar luego de que se divulgara que vendía informes a empresas mineras mientras era presidente de la Comisión de Minería de la Cámara de Representantes.

Han sido muchos los casos de corrupción pero no siempre son denunciados como corresponde. Ahora que estamos a punto de votar en un plebiscito y elegir a nuevos políticos en casi todas las regiones, es momento de publicar nombres e historias.

La vieja política debe quedar atrás. Nadie que ingrese al próximo Congreso solo en busca del pago de coimas o abultados salarios. Hay que separar la paja del trigo para que estén todos los que son.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar